Libro El camino de Tu Alma por Roser Segarra

Queremos recomendar este libro que nos ayuda en el crecimiento personal y la salud holística.

Emprender es un arte, un reto y un proceso de mejora contínua. No cabe desarrollar un área del conocimiento solamente sino que todo el mapa o eneagrama del ser humano tiene que trabajar a una para obtener un resultado satisfactorio para uno mismo y la humanidad en general.

Este libro nos ayuda en varías áreas de la vida desde una prespectiva espiritual laica, sin religión y un desarrollo saludable de la mente y el cuerpo.

Esperamos que lo disfrutes.

«VOY A TENER ÉXITO» porque no es una cuestión de suerte sino de tesón.

Hay cosas en la vida que son “tal como Dios las da” y hay cosas que son “tal como uno se las trabaje”.
Muchas veces nos rendimos ante la evidencia del fracaso, de los sueños no alcanzados, de los años y años de aplicar la Ley de la Atracción y no ver ninguna mejora. ¿Te ha pasado? Pues claro que sí. Porque lo que muchas veces los libros de autoayuda no dicen, es que somos la gota que perfora la roca… con los años y el tesón.

Por eso no hay que desmayar y reponerse después de cualquier fracaso. Vale, tómate un año sabático, pero vuelve a la carga.

Estamos experimentando cambios emocionantes y esperanzadores, que algunos llaman crisis donde muchas personas de verdad están sufriendo, pero en medio de esta situación, otros encuentran oportunidades. Uno piensa, va pero esas personas son superdotados… pero no es así. Simplemente han aprendido a despojarse de creencias, de pesos muertos o ideas que no se pueden aplicar ya, que pertenecen a un pasado, quizá glorioso, pero que ahora no funcionan. Por ejemplo:

Ya no podemos hablar de seguridad en el empleo, de garantía de trabajo por tener una carrera, de propiedades… Las “seguridades” del siglo XX han cambiado y nuevas formas de pensar y trabajar están surgiendo. Uno se puede adaptar o lamentar.

La diferencia entre las personas «corrientes» y los emprendedores,  es que los emprendedores se adaptan y eligen cambiar su forma de pensar.

Cada vez son más las personas que se plantean que su futuro será generar sus propios ingresos y una de las mejores herramientas, es esta gran ventana al mundo que se llama Internet.

Sin embargo, tener éxito en Internet no es fácil. Muchos se lanzan a crear negocios on line pensando que con programar una web de comercio electrónico o poner una página web será suficiente, pero actualmente se calcula que hay más de 600.000.000.000 (seiscientos mil millones) de páginas web. ¿Cómo destacarás? ¿Qué modelo de negocio vas a plantear que sea realmente distinto a los demás?

Bueno, pues si estás pensando en hacer negocios on line, permítenos que te tracemos esta básica hoja de ruta:

Hay tres trabajos principales que tenemos que desarrollar si queremos tener éxito en la aventura de ser nuestro propio jefe:

1.- Un trabajo interior. ¿Qué es lo que verdaderamente amo hacer? No desarrolles un negocio por el dinero solamente, mira aquello que amas y conviértelo en un negocio.

2.- Un trabajo exterior. Tienes que hacer marketing. Sí o sí. Hoy en día todo es marketing y el marketing lo es todo. Necesitas promocionarte y asociarte con empresas que te ayudan en este sentido.

3.- Un trabajo de mejora continua. En lo referente a la calidad no hay línea de meta. Tienes que formarte constantemente y ser el mejor en tu nicho de mercado.
Vamos a desarrollar un poquito más estas ideas que nos ayudarán a tener éxito.

1.- Un trabajo interior.

Hay una pregunta que muchas veces hago en mis sesiones: El optimista… ¿es optimista porque le van bien las cosas o le van bien las cosas porque es optimista?
Hay toda una seudo ciencia acerca de la relación que hay entre los pensamientos, sean positivos o negativos, y la realidad que vivimos.
Quizá lo has oído nombrar como “El Secreto” “La ley de la atracción” “programación Neuro Lingüística”… etc. No vamos a entrar en detalle en este post acerca de si estas ideas influyen a la hora de tener éxito, de si son ciencia o son palabrería, pero lo que sí es cierto es que leyendo las biografías de hombres y mujeres que lograron aquellas metas que se habían propuesto, todos tenían dos factores en común: La convicción de que ellos lograrían lo que se estaban proponiendo y una actitud emocional hacia lo que estaban haciendo: Lo amaban intensamente.

Haz click aquí si quieres descargar un juego de audios con música relajante y mensajes subliminares de poder y éxito para reprogramar tu subconsciente. Se pueden escuchar mientras haces otras cosas y poco a poco van sembrando tu mente de conceptos de éxito y superación.

Esta técnica fue descubierta en 1950 aproximadamente y aplicada en los cines para conseguir que la gente comprara los productos anunciados. finalmente se prohibió emitir mensajes subliminares sin el permiso del oyente (¡fíjate si sabían de su poder!).

2.- Un trabajo exterior

Conozco bastante gente que es muy buena en su trabajo, excelentes técnicos, programadores, diseñadores que son verdaderos genios, pero odian vender. Sí, literalmente lo odian y después de años de un excelente trabajo técnico o artístico no consiguen tener éxito. ¿Te suena familiar?
Pero mira, déjame que te diga, sí o sí, hay que vender. Hoy en día hay mucha oferta de todo y las personas estamos saturados de información, toneladas de propuestas pasan por delante de nuestros ojos y no es posible prestarle atención a todo.
Ya no basta con poner un anuncio y esperar que los clientes vengan. Hace falta hacer un marketing inteligente que ofrezca a cada persona lo que está buscando. Todo esto encierra técnicas complejas que hay que conocer y si no eres un experto en marketing lo más inteligente es asociarse con empresas que lo hagan por ti ofreciendo tus servicios a los posibles solicitantes y tu dedicar tu tiempo a lo que verdaderamente es tu pasión. Pero sí o sí, de una manera u otra, tienes que hacer marketing.

Si estás pensando desarrollar un negocio en Internet, tienes que saber que es algo muy duro. Hay mucha demanda, es cierto, pero hay mucha oferta y tu web tiene que salir entre los 10 primeros resultados de Google de posiblemente 9.650.463 resultados. Eso no se consigue por hacer lo que hace todo el mundo.

Llevar tu proyecto a la cima tiene un coste familiar, económico, personal, de tesón y esfuerzo que solo se supera si lo que haces es lo que te apasiona y si tu entrenamiento mental/emocional es superior a la media. Como dijo Steve Jobs:

“Estoy convencido que lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no, es la perseverancia”

3.- Un trabajo de mejora continua

La formación es la clave de todo profesional. En el Siglo XX se decía que si un profesional no se formaba, le ocurriría que en 10 años valdría la mitad que cuando empezó, debido a la constante evolución de las tecnologías. Pero en este siglo actual (y en especial quien quiera hacer negocios por Internet) este ciclo se reduce a dos o tres años.
Para poder ofrecer algo realmente distinto a la mayoría, la clave reside en ser un experto dentro de tu nicho de trabajo. Y no se puede ser un experto en todo. Se han terminado los “hombre orquesta” que por otro lado nunca han tenido mucho éxito. Las webs que ofrecen de todo serán sustituidas por webs exclusivas, el profesional que abarca muchas áreas, salvo que sea un integrador o coordinador, tiene que especializarse si quiere destacar.
Son tiempos emocionantes donde la mediocridad no tiene cabida. Donde cada persona va a ser responsable de su propio futuro. Algunos se lamentan, y otros se superan a sí mismos.

Si te ha gustado el artículo, nos ayudas si lo compartes. Gracias.

EmprendemosOM - Crisis de los 30

«Diagnóstico»

La crisis existencial de los 30′, se instala cuando esperas ansiosa a que llegue el «San Viernes», indicador del fin de la semana laboral. Sabes que tu vida necesita un giro de 360°, pero aún no haces nada…e intentas mirar para otro lado.

Hace tiempo que la actividad que te da el dinero para mantener tu estilo de vida, dejó de apasionarte. Al principio, pensaste que sería  una crisis existencial pasajera pero luego te diste cuenta que «ese» asunto iba de mal en peor. Sospechas que tu vida necesita un cambio.

«Descripción»

Es un proceso que se plantea más o menos así: Vas a trabajar esperando que sea la hora de salida. Por falta de interés en todo lo que tu trabajo implica, cometes varios errores por distraerte mirando en el celular tus redes sociales y responder correos o llamadas «urgentes» se transforma en una gran excusa, para evitar seguir con lo que debes hacer.

Esta crisis existencial en los 30′, se acentúa cuando comienzas a interesarte por temas de la «New Age» y entre tus pares, no tienes con quién hablar sobre éstos. Por lo que comienzas a evitar los almuerzos con ellos, ya que te cansas de escuchar los mismos asuntos una y otra vez. Y lo mismo te pasa con tus familiares y amigos más cercanos.

Desde hace meses (quizás años), sientes que nada avanza y que todo parece quedarse estático: Las personas, el trabajo, la sociedad, la familia, tu pareja y tú. Intuyes que eso no está del todo bien. Y aunque no te gustan mucho los cambios, la ansiedad y angustia que sientes por tu existencia te carcome el cerebro y el alma. Te preguntas: ¿Qué sentido tiene todo lo que hago?.

«Posología -Modo de uso»

Adultos de más de 25 años pasando los 35…aunque allí estaríamos en la crisis de los 40′. Sin embargo, creo que la famosa crisis existencial de los 40′, de la que se hablaba hace 20 o 30 años atrás, ahora se da 10 años antes. Ya no hace falta casarse, tener hijos y haberla liado metiéndose con una hipoteca, como para darse cuenta que eso no era precisamente lo que se quería lograr en la vida.

En estos casos, donde no sabes porqué estudiaste la carrera que elegiste a los 18 años, se recomienda comenzar a meditar, practicar Yoga y volverte vegetariana. De paso, hace bien a la piel y si comienzas pasados los 25 años, quizás a los 35 parezcas de 27 !.

«Acción Farmacológica»

Limpiarás la casa y todo lo que te rodea, para que circule bien el «chi». Luego, el proceso continua con el cambio en la alimentación, ya que te volverás vegetariana y te preguntarás a ti misma: – » ¿Comer o no comer carne? He aquí la cuestión. ¿A caso esta crisis existencial de los 30′ que siento desde los 25, la transita todo el mundo?. Y luego te auto responderás: «Es un proceso de cambio y  es normal. Ya se me va a pasar…voy asumir esta etapa con… (completa con el curso holístico /post grado o viaje que quieras)».

Más adelante, para «cuidar tu energía», te alejarás de familiares y amigos tóxicos. Seguramente, adoptarás un perro o un gato…o ambos. Comenzarás a escribir…y a viajar.

Y quizás viajando y haciendo nuevos cursos holísticos o post-grados,  te vuelvas a escapar del sentimiento de apatía, recordando que sumarás otro certificado más a la larga lista que ya tienes…y un sello más al pasaporte.

«Advertencias»

Existen casos reportados en otros seres humanos, en los que la acción farmacológica o resultados de la meditación,  el Yoga y la comida vegetariana, da como resultado:

*Bajar de peso y sentirse con más energía

*Cambiar hábitos de vida: Dejan de gastar el tiempo de sus vidas, en un trabajo que no aman y que sólo les da el sueldo para comprar cosas innecesarias, para impresionar a personas a las que ellos no les importan.

Se reportaron casos de personas que bajo estrés inusual (frente a la crisis existencial de los 30′) y pese al miedo,  TOMAN ACCIÓN , renunciando a su trabajo, separándose de su pareja, alejándose por un tiempo de familiares tóxicos,  cortando con amistades falsas y mudándose al campo, sierra o mar junto a su/s nueva/s mascota/s, decidiéndose a vivir de un emprendimiento On-Line.

«Efectos Adversos»

«Visión borrosa» del mundo, al creer que todo es amor y que la crisis existencial de los 30′ y los cambios que la misma implica,  se darán como por arte de magia, meditando todos los días.

Taquicardia, palpitaciones y opresión torácica: Al reconocer que todo este tiempo has estado como si fueras una rata de laboratorio, encerrada y dando vueltas sobre la ruedita (de la supuesta vida que tienes), sin ir a ninguna parte.

Vértigo, trastorno de memoria y concentración, confusión mental, cefaleas: Cuando por fin reconoces que por más vacaciones que tengas en el Caribe o en Europa como mochilera, siempre vuelves a estar en el mismo trabajo,con la misma gente, con los mismos proyectos, con el mismo sueldo y con el mismo novio, más  lejos o más cerca (cada un@ lleve esta descripción a su vida actual).

Debilidad muscular, depresión, irritabilidad y pesadillas nocturnas: Al reconocer que no te estimula terminar la carrera, el Máster y que tampoco quieres ir a trabajar, para pagar las vacaciones en el mar. Te sientes agotad@ de todo y no quieres más responsabilidades.

«Sobredosificación»

Una sobredosis de meditación podría causar que te dieras cuenta que si tú quisieras, podrías hacer el cambio YA. Hacer lo que te plazca…pero por alguna razón, sigues dando vueltas en esa jaula de mierda. Y no sabes bien cómo salirte.

La adicción tóxica a la  reflexión, podría mostrarte que si tuvieras una responsabilidad ineludible, no te cuestionarías tantas cosas. Las harías y punto.

El estar sola y no tener compromisos con terceros, obliga a mirarte al espejo y preguntarte por el sentido de tu vida.

No hay nadie que dependa de uno, nadie se va a morir si yo no existo o no estoy. Absolutamente nadie tiene autoridad sobre mí para decirme lo que tengo que hacer. Y NO HAY NADIE  QUE  ME EVALÚE, EXCEPTO YO MISMA…entonces…¿QUÉ CARAJO ESTOY HACIENDO CON MI VIDA?.

«Contraindicaciones»

Falta de disciplina y voluntad para las nuevas actividades, que sí te ayudarán pero sólo si las practicas a diario.

Hipersensibilidad a perdonar. La crisis existencial de los 30′ implica dejar de guardar rencor a los padres, principalmente.

Alergia al cambio: Las personas a las que les dan pánico las transformaciones y prefieren que todo siga igual, ABSTENERSE.

Conclusiones

Hay un momento en la vida, llamado «la crisis existencial de los 30», en que te das cuenta que el tiempo se pasa volando. Es el proceso por el cual te haces consciente de que ni una vida con todo «servido», tapan el hueco existencial que sientes, debido a no saber o no hacer  lo que realmente te nace desde lo más profundo de tu ser.

A los 30´ sabes que  LO MÁS IMPORTANTE ES EL AQUÍ Y EL AHORA y que lo único que te vas a llevar es todo lo que has compartido desde el alma con otras personas.

Y eso es lo que le transmitirás a tus hijos en un futuro, en caso de que decidas tenerlos. Por lo que no queda otra que tirarse a la pileta y arriesgarse por eso que uno más quiere.

Mantener este texto fuera del alcance de los «perfectos simuladores» , que aún viven del ego y de las apariencias.

ES AHORA O NUNCA. ABRE LA PUERTA  Y SAL DE ALLÍ.

Las voces de la sociedad y nuestras creencias limitantes te dirán que no se puede, que no es posible. Pero sí lo es. CORTA CON TODO LO QUE NO TE HAGA FELIZ. ESCUCHA A TU CORAZÓN. FLUYE.

COMETER ERRORES ES PARTE DEL PROCESO, pero hay que confiar y sacar provecho de cada experiencia de esta crisis/cambio «existencial».

En mi caso, escribir es mi gran pasión y  si al igual que yo tienes un libro pero aún no sabes cómo darlo a conocer, puedes mirar este enlace.

Si quieres ayudarte durante este proceso, leyendo palabras alentadoras de alguien que ya pasó por lo mismo, te recomiendo este libro.

Si te gustó este post, comparte! Quizás podamos ayudar a más personas. Hasta la próxima!

Rico y Consciente es una reflexión acerca del verdadero propósito de la riqueza y la abundancia.
El Maestro Filmore, fundador de Unity, dijo:
“No es un crimen ser rico, y no hay virtud alguna en ser pobre, como nos han hecho creer los reformadores. El mal consiste en acaudalar dinero, impidiendo que circule libremente para que llegue hasta el que lo necesite. Aquellos que ponen a trabajar sus riquezas en forma que contribuyan al bienestar de las masas, son la salvación de un país. Si todos tuvieran lo que llamamos “la conciencia de pobreza”, la miseria sería general como lo es en la India y en la China. Allí, los millones de habitantes están atados perennemente al pensamiento de su pobreza, sufren escasez en todas sus formas, desde la cuna hasta la tumba. El peso del pensamiento pobre recae en las tierras, y ellas, año tras año retienen sus productos de manera que miles mueren de hambre”.

Rico y consciente es un propósito que requiere tenacidad, formación y voluntad.

Primero hay que ir negando todas las viejas y falsas ideas de carestía, de restricción, de dependencia en los canales fijos.
La idea de que algo es muy caro proviene del estado de nuestra bolsa. Hacemos la comparación del costo con la cantidad que poseemos y decidimos instantáneamente si podemos adquirir o no. Si nuestro haber es poco, el objeto nos parece caro. Si nuestro haber es grande, no le damos ninguna importancia al costo y lo adquirimos. El objeto no es que sea caro sino que la conciencia es pobre.
Tú estarás pensando que sin embargo, sí hay cosas por las cuales los comerciantes piden demasiado. Pero yo te repito que si tuvieras muchos millones para gastar, no se te ocurriría siquiera pensar si el comerciante está pidiendo demasiado o no. Luego no es la carestía sino el estado de tu bolsa, y ésta depende del estado de tu conciencia.
Desde pequeño, tal vez oíste en tu casa el tema del dinero, del costo y de lo que se podía o no se podía adquirir. Cuán pocos pueden hacer alarde de que cuando pequeños pidieron que se les comprara algo y que sus padres no contestaran “Hoy no se puede porque no hay dinero”. Ese “no hay dinero” asumió inmediatamente el carácter del monstruo que todo lo niega, que todo lo interrumpe, que todo lo malogra; ese ogro que se recrea en vernos privados y suspirando, hasta que terminamos doblando la cabeza resignados a la fatalidad.
Cuán pocos pueden decir que sus padres contestaban “vamos a pensar que Papá Dios nos lo quiere dar y que no está sino esperando el momento para darnos la sorpresa”.
Y éste es el pensamiento que deseo se aprendan hoy de memoria y lo repitan mentalmente, o a viva voz, cada vez que tengan un deseo o una necesidad, y que se encuentren comparando lo que tienen en la cartera, con el costo de lo que están deseando.

“VAMOS A PENSAR QUE DIOS NOS LO QUIERE DAR Y QUE SÓLO ESTÁ ESPERANDO EL MOMENTO PARA DARNOS LA SORPRESA”

Para irles formando la conciencia de prosperidad.
Ya ustedes saben que la Verdad es que en el espíritu todo está ya dado, concedido y esperando que lo reclamemos; y por eso enseñamos a dar las gracias antes de que aparezca. Pero esta idea se empeña en eludir. El subconsciente no tiene discernimiento. Para él, tu palabra es ley. Lo que te oye decir, lo que ve en tu pensamiento, el cuadro que te imaginas, son órdenes que él se esmera en cumplir con la más pronta exactitud. Lo único que lo sacude es la voz del Yo Superior.

Las altas vibraciones de la Verdad desmoronan lo petrificado (cristalizado decimos) en el subconsciente, y que le costarían años de psicoanálisis para llegar a descubrirlas. Y aún así el psicoanalista te dirá que si no se sustituye con algo el clavo que acaba de sacar, se vuelve a recaer en el mismo mal. Por esto es que la Metafísica primero niega el mal, luego afirma la Verdad para ir sustituyendo lo que se va borrando, por lo más alto y potente: La Verdad, que no habrá que borrarla jamás.

La afirmación simple, infantil, que te di para que la aprendieras de memoria, encierra una intención triple.

La primera, que te vayas formando la idea de que todo proviene de Dios, o sea de la sustancia divina, y se te vayan quitando esas ideas de los canales fijos. Tus canales fijos son, o bien el salario que recibes, o bien la organización donde trabajas; y si no tienes necesidad de trabajar, tus canales fijos son: o bien el negocio de tu padre o de tu cónyuge; o las fincas que te producen tu renta, en fin, lo que sea que te provee con la suma de dinero con que haces tus gastos. Y toda la raza está acostumbrada a pensar que si estos llegaran a fallar, ocasionaría la ruina.

Pocos se dan cuenta de que los canales de la prosperidad y de la abundancia son infinitos porque son de Dios, y son Dios. Ignoran lo que ya tú sabes, que toda necesidad viene ya equipada con el material que requiere para llenarla, o sea que (como se dice en metafísica) la oferta y la demanda son una. En la Tierra son dos cosas opuestas. En la Verdad son una sola y misma cosa.

La segunda intención que lleva la afirmación que te di es, que te vayas acostumbrando a que la voluntad de Dios es magnánima: que Dios ansía que tengas precisamente ESO que estás necesitando o deseando, porque el deseo y la necesidad de algo se producen en el momento que se está preparando para gozarlo o aprovecharlo.

Ni un minuto antes, ni un minuto después. Y si hace años que está anhelando, o sintiendo la falta de algo, ese “algo” tiene los mismos años tocando a tu puerta, para que acabes de recibirlo, y es tu subconsciente el que lo está rechazando y haciéndolo esperar, por cumplir la orden que le diste, al aceptar tú la idea de que te sería imposible realizar tu deseo; o bien porque lo consideraste demasiado costoso, prohibitivo o demasiado difícil.

La Biblia explica esto en la forma siguiente y que se los he repetido muchas veces: “Toda tierra donde pongas la planta de tu pie te la he dado por heredad”. Los pies son símbolos de la comprensión, y “tierra” es símbolo de Manifestación. O sea, pues que la traducción de la frase maravillosa es: “Toda manifestación que tú puedes CONCEBIR te la he dado ya”.

La heredad es lo que nadie nos puede arrebatar. Es nuestra por derecho.

La tercera intención que lleva la afirmación que te di está en la frase: “…y sólo está esperando el momento para darnos la sorpresa”. A menudo los estudiantes ven que no obtienen una demostración tan aprisa como ellos lo esperaban, vienen a quejarse conmigo. Casi me culpan de incumplida, como si yo les he prometido algo que no les he dado! Esta es una actitud infantil.

Es un resabio de mala crianza que les ha quedado de cuando eran niños en la casa de sus padres, y prueba que fueron niños mimados a quienes no se les negó jamás su menor capricho. La demostración siempre está hecha y preparada para aparecer. Sólo está esperando el momento oportuno. Hay infinidad de motivos que obstruyen la salida o que destruyen el momento oportuno, y la manifestación tiene que esperar que haya otro momento oportuno.

Uno de los motivos más comunes y corrientes es la inconsistencia, o falta de firmeza una vez que se ha pensado, invocado, reclamado y hecho el tratamiento. O bien el estudiante siente dudas; o bien cede a la tentación de salir a conversarlo; o bien expresa con sus palabras conceptos que niegan la Verdad que declara en el tratamiento. Todo esto es muy natural. No hay que impacientarse ni con uno mismo ni con la tardanza de la demostración. No somos perfectos y estamos aprendiendo a serlo.

El subconsciente no tiene la culpa de estar pesado y achatado en viejas ideas y costumbres.

Otro defecto muy común es el de pensar que hay que estar repitiendo el tratamiento para que se haga. Esto equivale a estar continuamente abriendo el horno para darle una vuelta con la cuchara a una torta que es está horneando. Un tratamiento se hace una sola vez, lo más excelentemente que se pueda. Se ve la Verdad y se declara. Se dan las gracias, y se le deja a Dios la realización. Cuando venga a la mente el pensamiento de aquello que estamos necesitando y que no acaba de realizarse se hace lo que llamaba Emmet Fox “hacerle un tratamiento al tratamiento”, o sea que se dice:
“YO YA HICE EL TRATAMIENTO Y NO TENGO POR QUÉ ANGUSTIARME NI PREOCUPARME, GRACIAS, PADRE”.

Puedes dar gracias infinitas tanto como quieras. Eso sí reafirma la demostración, y es regocijo. “Regocijaos y dad gracias a Dios en todo”.

Cuando tú das a alguien un regalo como sorpresa, o cuando te hacen una sorpresa a ti, ES una SORPRESA. Aún cuando has estado deseando algo y que alguien te lo regale, te sorprende y te hace feliz. La frase del tratamiento te pone a esperar la sorpresa que te va a mandar Dios, en el momento en que menos lo esperas, y esta expectativa entusiasta es la fe que mueve montañas.

No lo confundas con la esperanza.

La Esperanza es una hermana pobre de la fe, dice Emmet Fox. La esperanza es angustia mezclada con dudas, la fe es expectativa gozosa. Dos cosas muy diferentes. Qué diferente es decir, “tengo esperanza…”, y “tengo fe…”.

Me han llegado noticias de que por lo menos dos de mis estudiantes están careciendo de dinero. Se puede ser muy adelantado espiritualmente y no tener la conciencia de la prosperidad. Así como se puede tener una gran conciencia de prosperidad y no ser nada espiritual. Es que ha desarrollado un aspecto de la vida, y no se ha tocado el otro.

Cuando se está manifestando falta de abundancia hay que ponerse a trabajar en ese aspecto. Hay que meditar mucho sobre la abundancia. Como le dije a una de mis discípulas en estos días, allí donde el hombre no roza con su pensamiento de escasez se manifiesta la abundancia en términos de derroche.

En las selvas, en el monte ordinario. Si no vivimos cortando la grama en el jardín, se amontona hasta tapar la casa, y es porque nos la pasamos pensando precisamente en que hay que vivir atajándola. En las selvas no hay quien piense “aquí no crece nada”. No hay quien eche veneno para matarla. No hay quien piense “Qué verano tan bravo! Las matas se van a secar todas! ¿Y no irá a llover?

El Maestro Fillmore continúa diciendo: “El Pensamiento angustiado tiene que ser eliminado, y hay que adoptar el abandono perfecto de la naturaleza, y cuando a esta actitud se añada la realización de que se poseen recursos ilimitados, se habrá cumplido con la ley divina de la prosperidad”.

Para lograr esta actitud de abandono de toda preocupación hay que meditar sobre la abundancia divina, manifestada. Hay que examinarse para ver dónde se está poniendo freno inconscientemente a la prosperidad y la abundancia. Hay que afirmar, contra toda la evidencia, que somos hijos, herederos de todo lo que posee el Padre, y que no solamente Él ansía vernos manifestar riquezas y satisfacciones, sino que TODA LA HUMANIDAD NOS DESEA LO MISMO.

Que NADIE quiere privarnos, ni hostilizarnos, porque toda la humanidad contiene a Dios, y Dios no se divide en dos para desarmonizar con Él mismo.

Hay una manera de producir lo que remedia una necesidad inmediata. No sirve para producir abundancia constante, pero que sí produce lo que tape el hueco del momento. Es hacerse un cuadro mental, hecho de pura imaginación, y verse llenando la cartera, depositándolo en el Banco, repartiendo y sintiendo la satisfacción de poder dar y hacer feliz a otros.

Pero hay que hacer hasta por sentir con los dedos el grano del papel, el crujir de los billetes, el peso de las monedas, etc. Hay que repetir esto mucho para que el subconsciente se impresione y lo reproduzca. No hay que preguntarse “¿Y por dónde me puede llegar?”.

El canal se le deja a Dios. Esto último es tal vez lo que queda de valioso cuando se ha terminado de gastar el dinero que va a llegar, o sea la constatación de que los canales de Dios son infinitos e inesperados. No se olviden de insistir en que venga bajo la Gracia y de manera perfecta.

(Extraído del libro “Metafísica 4 en 1” de Conny Mendez)

Nota de la editorial: La idea que trata de transmitir Conny Mendez, es que Dios ya te ha oído la primera vez y que para él no necesitas repetirlo. Ahora bien, para nosotros mismos, para nuestro subconsciente, sí que hay técnicas de repetición hasta que nosotros mismos seamos capaces de creerlo, porque al final, es nuestra fe lo que hace la diferencia (especialmente nuestras creencias más subconscientes). Es una clara diferencia, pero es importante comprender que la repetición es para nosotros y no para Dios.

Siempre me cuestioné todo. Me educaron en una familia católica de clase media  en Argentina y desde que recuerdo, mis días estuvieron cargados de mucha acción. Al igual que los niños actuales que entran al colegio a la mañana y no se desocupan hasta casi la hora de la cena, me preguntaba cuál era el sentido de todo aquello que supuestamente debía hacer. Y  ni mis padres ni las mojas del colegio me pudieron responder.

Yo no entendía bien cuál era la razón por la que pasaba esto. Si hasta me regañaban cuando hacía muchos cuestionamientos.  ¿Era muy curiosa? . ¿Era muy compleja? .

Para nada. Ahora que tengo 34 años me doy cuenta que mis bisabuel@s,  abuel@s, padres y maestr@s, nunca se preguntaron cuál era  el sentido de todo lo que hacían. Y analizándolo en retrospectiva, siento mucha compasión. ¿Por ellos? Sí…pero principalmente por mí. Paso a explicarme.

Cuando comprendí «las historias»

Saber que en «aquél tiempo»  no había «mucho tiempo» para pensar y elegir con el corazón, es triste. La gente nacía rodeada de cierto contexto (familia, situación socio económica, país, religión, etc.) y a partir de ese momento, «casi» tenía la vida predeterminada.

Digo «casi» porque no todos siguieron el mandato. Algun@s   lograron escapar. A principio  del Siglo pasado comenzaron a salir a la luz a nivel mundial algun@s   como Tesla, Einstein, Mahatma Gandhi, Marie Curie, Madre Teresa, Eva Perón…y siguieron much@s  más.

El asunto es que: los supuestos «libres»  que logramos escapar,¿qué estamos haciendo ahora?. ¿Nos seguimos preguntando?. Y si la realidad no es lo que esperábamos, ¿nos seguimos quejando?.

¿Estamos despiertos si seguimos cuestionándonos el orden establecido?.

Para aclarar mis dudas y ponerle más luz a mi actual crisis existencial, me dirigí  a mi tío…Google. Y allí, «navegando en ese océano infinito de información , encontré que según  el  Diccionario de la Real Academia Española, «despertar»  proviene de despierto que a su vez procede del latín vulgar: expergitare. No os voy a complicar con demasiadas reglas, pero para que se entienda, expergitare denota a una acción que se reitera: es como decir experiencia.

Entonces, construyendo una regla de tres simple: Si despertar  viene de expergitare y ésta denota una acción que se reitera y te lleva a la experiencia, entonces:

¿Qué significa estar despiert@s? Para mi estar despiertos significa accionar. ACTUAR.  Pero no haciendo por «hacer».

«Estar despiertos» sería actuar a partir de nuestras experiencias. ¿Y cómo lograríamos eso?

Pues creo se puede comenzar analizando la propia historia familiar. Si observamos a nuestros antepasados, veremos que muchas historias de vida se repitieron y eso nos da una pauta para poder SANARLAS Y TRANSFORMARLAS (primeras acciones).

Por otro lado, al estudiar la vida de nuestros ancestros, podremos comprender porqué actuaron de determinada manera en ciertas ocasiones. Y esto nos llevará a otra acción que es completamente transformadora y es EL PERDÓN.

Entonces , volviendo al inicio de este texto: ¿Por qué las personalidad citadas anteriormente estaban despiertos?

PORQUE  ACTUARON.

SANARON, TRANSFORMARON Y PERDONARON.

SANARON SU HISTORIA, SU AUTOESTIMA.

TRANSFORMARON SU INTERIOR Y ASÍ LOGRARON  TENER CLARO SU SUEÑO AL QUE CONVIRTIERON EN PROPÓSITO DE SUS VIDAS.

PERDONARON. PERDONARON A SUS PADRES, A SU HISTORIA, SE PERDONARON A ELL@S  MISM@S…SE ACEPTARON  TAL  Y CUAL ERAN.

Y LUCHARON. Lucharon pese al miedo,  las dudas, el qué dirán, la pobreza,  la riqueza, a la guerra, el hambre, el odio , las habladurías  y condenas hacia ellos.

Y ASÍ PASARON A LA HISTORIA.

En esta madrugada de domingo de San Juan, llego a la reflexión de que la única forma de despertar es ACTUAR.

El  «SER CONSCIENTE» y «DESPERTAR» trae aparejada la «ACCIÓN» y así, una vez más, tod@s terminamos siendo responsables de nuestro presente y de nuestro futuro.

Para terminar, me gustaría compartir una frase que ya es muy conocida, pero  que describe perfectamente el estado de «iluminación»:

«Siembra una idea y surgirá un deseo; Para cumplir ese deseo, pon en marcha una acción; A partir de esa acción,   cosecharás un hábito; Los hábitos  determinarán tu  carácter y, este último, definirá tu  destino».

William James

Luz, cámara…

ACCIÓN!

Que empiece la vida…consciente y despierta.

 

También te puede interesar: El deseo aleja tu abundancia

 

Hasta la próxima. Muchas bendiciones para ustedes! Namaste!

Ser feliz, alcanzar la felicidad, vivir una vida plena, llena de felicidad, con las personas a las que amas y en plena abundancia, salud y prosperidad.
¿Quien no anhela una vida así?

¿Es la felicidad un valor/estado que se debe alcanzar?

Justamente ahí radica uno de los muchos y reparables errores de los seres humanos. Perseguimos lo que no tenemos y confiamos que al alcanzarlo seremos felices. Una vez alcanzado, otra vez a empezar con otro reto.

Es frustrante.

Lo verdaderamente importante de la vida para ser felices, es conocer quienes somos en realidad. ¿Soy mis pensamientos? ¿Mi mente? ¿Mi cuerpo?

Desde el punto de vista de EmprendemosOm (transcendentalismo) creemos que somos un ser divino, unido con todos los seres que existen y con Dios – Universo (la divinidad, la fuente, el Tao…) Nuestra felicidad debe de ser interna, sin motivo, solo porque estoy aquí ahora existiendo.
Permite que el amor y la paz universal que, tal como enseña Un Curso de Milagros, te llene plenamente y te inunde desde lo más profundo y puedas sentir esa permanencia al todo, y simplemente ser feliz ahora solo porque naciste con ese don. El don de ser feliz. ¿Conoces algún bebé triste?

Al alcanzar este estado de felicidad natural, simplemente respirando y llenándote de felicidad y amor, es cuando de forma natural se cumplen muchos de los sueños que tenemos en la vida.

Tal como dice nuestro querido Lain García en este vídeo que te compartimos y te animamos a aceptar el reto:

 

 

 

Si te a gustado esta entrada, déjanos un comentario o compártela en tus redes por favor.

También te puede interesar: La frustración ante los retos de la vida

La abundancia es el don legítimo que el infinito universo nos ha dado por herencia. Obtenerla es un derecho de conciencia y una virtud humana.

El problema de la humanidad a lo largo de la historia, es que hemos entendio la abundancia como la cantidad de posesiones y dinero que se tiene y, si bien es una parte importante, no es el todo. Antes de poder contener la abundancia material, es necesario tener un buen recipiente. Antes de trabajar para la abundancia económica, es necesario trabajar para un recipiente fuerte, limpio, honrado, sin apego, espiritual… ya que sino, se corre el riesgo de conseguir todo lo contrario a lo que se desea.

Dicho esto, vamos a tratar el tema del deseo de abundancia que casi todo el mundo tiene.

Mucho del material que he leído acerca de la capacidad que los seres humanos tenemos de atraer aquello que pulula por nuestros pensamientos dominantes, o lo que se ha venido en llamar  «la Ley de la Atracción» enseña que esta ley está basada en el deseo. Muchos dicen que un pensamiento que conlleva un fuerte deseo se convierte en un imán que atrae al objeto del deseo.

¿Lo has oído /leído alguna vez? Seguro que sí.

Sin embargo…

El deseo aleja tu abundancia.

Photo by Olivier Guillard on Unsplash

Y si no, explícame esto: Todo el mundo desea tener el suficiente dinero para vivir bien y si es posible muy bien. Todo el mundo lo desea y mucho. Si el deseo fuera el núcleo de la Ley, esta se cumpliría en la mayoría de las personas. Pero no es así. La mayoría de las personas sobreviven con lo justo. Si el deseo fuera la clave, todo el mundo sería rico, porque todas las personas que yo conozco desean ser ricas o al menos tener abundancia.

Categóricamente te diré, que no puedes atraer nada que desees.

Cuando deseamos algo, lo hacemos desde la perspectiva de la carencia de aquello que deseamos. Notamos que nos falta dinero, salud o amor y lo deseamos. Intensamente incluso… pero desde la mente, desde la emoción que siente su ausencia.

Este estado es el que predomina en nuestro subconsciente, “estado de carencia” y por lo tanto nuestra energía vibra en ese tono y supongo que sabes que los tonos armónicos intercambian sus vibraciones, que trasladado al mundo dual en el que nos movemos, significa que

Nuestro estado mental de carencia, atrae una realidad de carencia.

También hay que decir que no se puede atraer conscientemente aquello que se desea, porque la ley de la atracción consciente funciona desde la convicción de que aquello que se deseaba en el pasado ya se tiene en el presente.

Esto es muy, pero que muy difícil de creer. Uno puede decirse “soy rico” o “estoy sano” mil veces, pero si la evidencia es otra, va a ser muy difícil que el subconsciente se lo crea. ¿Me sigues?

Te comparto brevemente estos conceptos, para que no te frustres si llevas 30 años deseando algo que no acaba de llegar y estás a punto de rendirte.

Por eso mucha gente dice «es mejor que no tengas sueños» porque han experimentado primero frustración año tras año y segundo que al dejar de desear han tenido «la suerte» de que algunos sueños se han cumplido.

El éxito de la Ley de la Atracción consiste en visualizar el momento en el que estamos disfrutando aquello que nos gustaría tener (En lugar de desear que llegue), a la par que se establece un plan viable, creíble para nosotros mismos, de cómo vamos a hacer para llegar hasta ahí.

Es decir, doy gracias por lo que ahora estoy haciendo.  (Regla número 1).

No estoy apegado, apegada a ningún resultado (Regla número 2)

Me visualizo y siento la sensación de estar en ese lugar, situación momento, compañía que quiero tener. (Regla número 3)

Trazo un plan viable, realista y creíble para mí, para alcanzar aquello que sueño.

La madre de todas las reglas 🙂

No es mi intención escribir un tratado sobre la Ley de la Atracción, pero te animo a que vivas tu presente con gratitud, enfocándote en las cosas que sí tienes ahora dando gracias de corazón e imaginarte dentro de dos tres años (o el tiempo que creas necesario) disfrutando de aquello que deseas.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibirás completamente gratis el libro en formato e-book «El Excitante Camino al Éxito: Comienza hoy mismo a escribir tu futuro» (valorado en 7,95€ en Amazón) que es un tratado práctico con las principales leyes universales para crear abundancia de esa que bendice y hace felices a quienes la tienen y a aquellos que se benefician de ella.

Te puede interesar:

Acción y el despertar consciente

La frustración que experimentamos cuando nos sentimos explotados, engañados o abusados es el primer mecanismo de defensa de nuestra mente. Si se prolonga en el tiempo nos conduce de forma natural hacia el  el rencor, la ira o incluso la venganza.

Pero la experiencia, el hecho de experimentar cada extremo, es la forma que la vida tiene para empujarnos a ser mejor, a dejar el mundo de lo «normal» u «ordinario», ese mundo del que tantas veces has dicho que no quieres formar parte.

Cuando una situación difícil viene a mi vida he de verla como el taller del Universo trabajando en mí y colaborar en mi ascensión.

El centro de toda experiencia es aprender a perdonar; amar y perdonar, no solo a los demás,  sino a las situaciones, a mí mismo, a la vida…

Cada situación que he de perdonar, solo es una proyección de un área de mi mismo que tengo que sanar y se me está mostrando para que la trabaje.

No estoy diciendo que hay que dejar que abusen de uno, digo de no guardar rencor y pensar que es una situación para corregir patrones erróneos de mi mente dual.

Cuando perdono me estoy sanando. Cuando perdono estoy eligiendo la forma de pensar de un Ser de Luz en lugar de la forma de pensar del mundo.

Cuando elijo pensar como un Ser de Luz,  mi mente se hace más uno con El Todo.